La endodoncia es una rama de la estomatología que se encarga de atender las enfermedades que se presentan en la pulpa dental, siendo una técnica que se basa principalmente en la extracción del nervio del diente.

Posteriormente, se procede a realizar una limpieza de conducto y luego hay que sellar la cavidad pulpar con ayuda de un material termoplástico, acompañado de otro tipo de material para la obturación.

Cuando ya el especialista hace el diagnóstico del tratamiento, se debe llevar a cabo la planificación del procedimiento a ejecutar, en el cual se debe dar uso de anestesia local para poder hacer el agujero en la corona del diente.

Qué es la endodoncia

Se trata de un tratamiento en los dientes que muchos conocen como «matar el nervio». En este caso, incluye la eliminación de forma profunda de una fracción del diente cuando está lesionado.

De este modo, la endodoncia tiene como finalidad la de limpiar totalmente el diente por dentro y luego rellenarlo con material inerte. 

Aquí se debe hacer un agujero en la corona de la pieza dental, para de esta manera poder tener acceso a la pulpa, extraerla y aislar el diente del cuerpo. Luego, hay que hacer una limpieza de los conductos y proceder a cerrarlos.

En gran parte de los casos, la endodoncia es un tratamiento que puede ser realizado en una sola sesión, pero también existen casos que requieren dos o más sesiones.

Endodoncia

Cuándo se debe hacer la endodoncia

Este procedimiento se hace cuando existen caries que estén bastante extendidas o se presente una fractura dental, lo cual provoca que se genere una inflación o la muerte de lo que se conoce como pulpa dental.

Por esta razón, este tratamiento se lleva a cabo para poder conservar el diente sano, posibilitando que pueda usarse para masticar y evitándose de esta manera que se debe hacer la extracción del mismo.

Preparación para la endodoncia

La preparación para este tratamiento consta de un diagnóstico por parte de un especialista del área de la odontología y la estomatología.

Además, el paciente deberá conocer antes de la ejecución del tratamiento, los riesgos a los que se está exponiendo. Entre los riesgos puede presentarse la pérdida del diente, un absceso o el daño del nervio. 

Este tratamiento se lleva a cabo bajo el efecto de anestesia local, formando parte de la preparación para la endodoncia.

La anestesia ayuda a que este proceso no resulte doloroso para las personas, sin embargo, esta no evita el posible dolor post-tratamiento.

Cuidados después de la intervención

Después de hacerse una endodoncia, es necesario que los pacientes tengan ciertos cuidados, Es que luego del tratamiento es normal que se sienta dolor y la zona que se ha sometido a dicho procedimiento presente algo de inflamación.

Para conseguir calmar estos dos síntomas, las personas pueden tomarse un medicamento que sea antiinflamatorio, además, es necesario que también se realicen diferentes radiografías, con la finalidad de asegurar que se consiguió el resultado de manera precisa.

Por lo general, las personas pueden volver a su rutina diaria sin problemas al día siguiente de hacerse el tratamiento. Pero, es importante que tengan en cuenta, que deben evitar masticar de manera tosca en esa área hasta que el diente este lleno permanentemente.

Dolor después de endodoncia

Es completamente normal que los pacientes sientan dolor después de ejecutarse la endodoncia, a pesar de usar anestesia local durante el procedimiento.

Es que cuando el efecto de la anestesia haya terminado, la persona podrá sentir molestias al momento de masticar durante los siguientes días, siendo algo completamente normal y que puede reducirse con el uso de analgésicos o antiinflamatorios