La mordida dental puede ser de varios tipos. Pero, hay muchas personas que muerden incorrectamente por diferentes motivos y esto puede causar problemas de salud

Por eso, aquí vamos a explicarte qué tipos de mordida dental existen y muchos detalles importantes… 

¿Qué pasa si no tengo una buena mordida?

Aunque te parezca simplemente un problema estético, una mala mordida es algo más grave y que puede causarte otros problemas de salud. 

Por ejemplo, ocasiona apiñamiento de dientes y bruxismo. A su vez, pueden aparecer caries y otras enfermedades periodontales como la gingivitis.

Pero, una mala mordida también puede causar problemas digestivos que se derivan de no poder masticar bien los alimentos y padecimientos respiratorios como la apnea del sueño o los ronquidos.

Al no cerrar bien los labios, se respira más por la boca que por la nariz. Incluso, en casos extremos, una mala mordida genera sobrecargas musculares y dolores cervicales o migrañas.

Tratamientos maloclusión

¿Cuáles son los tipos de mordida?

Los dientes se cierran unos sobre otros de forma que quedan alineados. Cuando esto no ocurre, hablamos de que existe maloclusión dental

Teniendo en cuenta todo esto, existen tres tipos de maloclusiones:

  • Oclusión de clase I. Se produce cuando los dientes no tienen suficiente espacio en la boca y se apiñan o tuercen.
  • Oclusión de clase II. Consiste en que el labio y la mandíbula inferior quedan retraídos. En ese caso, la arcada dentaria inferior queda demasiado atrasada respecto a la superior. Puede deberse tanto a un crecimiento insuficiente de la primera como a un desarrollo excesivo de la segunda e incluso a ambas circunstancias combinadas.
  • Oclusión de clase III. La mandíbula inferior queda adelantada respecto a la superior, y los molares inferiores están más adelante que los superiores y no encajan bien. En este caso, se debe a un crecimiento excesivo de la mandíbula inferior o a uno escaso de la superior, pero también a una combinación de ambas.

Problemas más comunes en la mordida

Junto a estos tres tipos genéricos de mordida, hay otras modalidades de maloclusión. Las principales son las siguientes:

  1. Protrusión dental. Los incisivos superiores encajan muy por delante de los inferiores. Popularmente, se habla de dientes de conejo.
  2. Sobremordida. Consiste en que los dientes frontales superiores muerden delante de los inferiores. En casos extremos, pueden llegar a tocar en las encías.
  3. Mordida abierta. Los dientes frontales superiores no alcanzan a superponerse a los inferiores.
  4. Mordida cruzada. Consiste en que las piezas superiores cierran dentro de las inferiores. Puede ocurrir tanto en los dientes anteriores como en los posteriores.
  5. Mordida cerrada. Se produce por desgaste de las piezas dentales a causa, normalmente, de la edad. 
  6. Apiñamiento. Se produce por falta de espacio para los dientes. Y se muestra con piezas superpuestas o torcidas.

Tratamiento para las maloclusiones

El principal tratamiento para las maloclusiones es la prevención. Es importante detectar problemas dentales en los niños para corregirlos a tiempo, sobre todo si se deben a malos hábitos. 

En caso de que sean originados por algún defecto en la mordida, tendrán que aplicarse tratamientos de ortodoncia como en el caso de los adultos. Pero, lógicamente, para los niños serán terapias más llevaderas.

Sin embargo, para casos mayores, la solución puede ser la cirugía ortognática. Por ejemplo, esta es muy habitual en casos de maloclusión de clase III.

En conclusión, ya conoces qué tipos de mordida existen y también cómo se solucionan las maloclusiones

Pero, en todo caso, si crees que padeces alguna de estas maloclusiones, lo mejor es que acudas a tu dentista para que te haga un diagnóstico preciso y también te oriente respecto a las soluciones idóneas.